EL DÍA QUE HANK AARON CONOCIÓ A OMAR LINARES

CASANOVA O LINARES…¿Cual de los dos fue el mejor pelotero cubano..?
18 marzo, 2020
TRES CONSEJOS PARA AROLDIS CHAPMAN
29 marzo, 2020

En el año de 1996 los Juegos Olímpicos de Atlanta se llevaron a cabo con la estela de la Guerra Fría, todavía encendida por los países de Estados Unidos y Cuba. Bill Clinton empezaba su mandato con mucha expectativa. Los Juegos de Atlanta empezaron con la inclusión del béisbol, el cual era la segunda vez que este deporte disputaba un torneo olímpico de carácter oficial.

Los equipos jugaron en el demolido Fulton County Stadium, que era la casa de los Bravos de Atlanta. Fueron 8 las naciones participantes reunidas en solo grupo: Australia, Italia, Korea del Sur, Japón, Cuba, Nicaragua, Holanda y el país anfitrión Estados Unidos.

En el primer partido de Cuba el “Niño” Omar Linares conectó un homerun de mas de 500 pies por todo el center field, los scouts de la época comandados por Dick Grouch, de los Yankees de Nueva York quien ese mismo año fue quien dio la aprobación para que el Short Stop Dereck Jeter subiera al equipo grande de los Yankees, no dejaba de observarlo y llamó a su amigo Hank Aron para que viera a este formidable jugador.

El periodista cubano Juan Martinez de Osaba manifiesta que en ese mundial, los “Mulos del Bronx” le pusieron sobre la mesa al cubano un cheque por valor de 40 millones de dolares para que jugara una sola temporada, y otros equipos se dieron el lujo de ponerle en la mesa un cheque en blanco.

Hank Aaron hacía parte del staff del equipo de Bravos de Atlanta, cuando vio la forma de batear del cubano se dio cuenta de que allí había un diamante en bruto y que ojalá jugara en las mayores. El niño Linares se dio el lujo de romper el récord de Hank Aron en ese estadio, en el primer partido contra Nicaragua metió una linea por el jardin central a 514 pies. En ese mismo estadio en el año 1969 Hank Aaron conecta su cuadrangular numero 537 pasándose a Mickey Mantle y colocándose en el tercer lugar de todos los tiempos. “Fue un batazo de 512 pies”, dice en su libro el periodista cubano Juan Martinez.

LA REUNIÓN

Después de un partido, del cual no me acuerdo – dice el periodista- El scout Dick Grouch llamó a un interprete para hablar con Omar y presentarle a Aaron. El cubano con su sonrisa de niño, accedió al encuentro y en muestra de sencillez y humildad cuando le presentaron a “el martillo, le hizo una pequeña venia con su cabeza, Aron con su sonrisa lo abrazó y le djo: You are the best..! Ambos sonrieron y siguieron la conversación varios segundos y un fotógrafo de la organización decidió tomar una foto con todos los peloteros latinos y extranjeros que estaban allí declarando la foto como “LOS MEJORES DE LAS OLIMPIADAS. En la foto aparece señalando Aaron a Omar Linares quien se encuentra agachado en foto.

Hank Aaron de pie, señala a Omar Linares

Varios días después otro cubano Orestes Kindelan, conectó un cuadrangular a los 518 pies, convirtiéndose en el homerun mas largo que se dio en ese estadio, incluyendo las mayores hasta después de la decda de los 90, cuando fue demolido. Otro cubano Antonio Pacheco también conectó un homerun de 514 pies. Lo mas extraño es que estos récords no están registrados en ninguna parte porque las autoridades de los Estados Unidos de aquel entonces manifestaron que todo el equipo cubano se había dopado. En esos juegos olimpicos Cuba quedó campeón derrotando a Japón en la final por la medalla de oro 13 carreras a 9, siendo los mejores de Cuba: Omar Linares, Orestes Kindelan y Antonio Pacheco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *