ENTRE TIRIOS Y TROYANOS

EL ESTADIO EN 20 DÍAS ESTARÁ EN CONDICIONES PARA EL BEISBOL PROFESIONAL
3 octubre, 2018
ALEX CORA ORGULLO LATINO
6 octubre, 2018

El silogismo español es recurrente en nuestra heroica Cartagena donde prevalece la discordia y la negatividad recurrente

Don Quijote de la Mancha, el libro insigne de la literatura española, lo dice sin saber todavía a que referirse. En los primeros libros de la Eneida el relato se desarrolla en torno a la llegada de los troyanos dirigidos por Eneas, que habían escapado del saqueo de Troya, a Cartago, donde reinaba Dido, que los recibe de forma hospitalaria. En este relato los habitantes de Cartago son denominados «tirios» puesto que su origen estaba en la ciudad fenicia de Tiro.

En la Cartagena de siempre, esa que huele a salitre y a veces a alcantarilla cuando llueve, hay un grupo xenófobo que se apresta en los escenarios de todo tipo a tratar de despotricar de todo el mundo, de desconocer y de no darle valor a aquello que lo merece y que recurre al insulto de manera solapada, cuando se trata de alguien que quiere hacer algo para bien de la ciudad. Casos hay muchos pero el más llamativo es cuando se desconoce a aquel que quiere hacer algo para bien, alguien que quiere hacer algo por la comunidad, o alguien que quiere hacer algo por el deporte con un contenido social. Esa serie de habitantes genuflexos por sus propios intestinos, con resentimientos ancestrales, soslayan en la perversidad muchas veces renegando hasta de sus progenitoras.

Uno de los últimos casos acaecidos fue el que pudimos observar en la escogencia del nuevo alcalde designado de la ciudad de Cartagena. Aparecieron como mensajes “prepagos” una serie de epítetos y adjetivos descalificadores contra el Dr. Pedrito Pereira Caballero, quien sin lugar a dudas era el más capacitado y el más idóneo para cabalgar en el potro desbocado de nuestra querida Cartagena. Se dijeron gran cantidad de cosas, direccionadas y amañadas contra su integridad profesional y ética, sin haber un sustento jurídico y legal para hacerlo, solo noticias manipuladas para reconocer y tratar de vulnerar su posible elección. Hasta un expresidente (el peor de la historia de Colombia), salió a desconocer al actual alcalde designado. Cosas como estas son del común en la Cartagena del siglo XXI, una ciudad que se basa en el desconocimiento y en la deslegitimación de la persona para tratar de sacar ventaja, y lo peor de todo, es que hay gente que se lo cree.

Dr. Pedrito Pereira Caballero, alcalde (e)

Siempre les he enseñado a mis hijos y ahora colegas, que se debe decir siempre la verdad sobre la mentira, cuando se trata de darle al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios, como dice la máxima frase bíblica. Nunca fui, ni he sido alguien que se basa en la adulación o he pertenecido a  comités de aplausos para decir las cosas como son. Y esto es algo que debe prevalecer en la comunicación social a todo nivel mediático.

En nuestra ciudad el tener una iniciativa diferencial, se traduce en cualquier cantidad de prevenciones y argumentos traídos de los cabellos de una pelota de billar: “Pero por qué si ese man es un medio guevo…”Seguro que se roba la plata..” “La mamá fue muchacha de servicio…” Y muchas más cosas que se dicen que terminan muchas veces ganándole a las buenas iniciativas. He tratado de entender porque tiene que pasar esto y recurrí a las razones históricas de, y saqué mis propias conclusiones.

  • Nuestros ancestros eran los indios “calamaries”, quienes algunos historiadores los catalogan como antropofagos, lo cual hasta este tiempo sigue dandose pero de otra manera, los cartageneros les encanta devorarse entre ellos mismos para dejar que los foráneos tomen ventaja. Así ha sido desde que los españoles nos colonizaron.
  • La palabra Calamari, significa cangrejo, con lo cual existe una historia sobre varios cangrejos cartageneros en una olla tapada, alguien la abrió y observó que los cangrejos trataban de jalar al que quería salirse, una parábola diciente, la cual es una constante en el corralito. Aquel quiera surgir debe irse y los que se quedan deben tener piel de caimán..!

Estos dos ejemplos aunque un poco figurativos describen de manera un poco desgarrada el atraso en que se ha sumido nuestro querido terruño. Una ciudad que todavía se abstiene de tener un coliseo de boxeo llamado ANTONIO CERVANTES KID PAMBELÉ, o un estadio de béisbol llamado ORLANDO CABRERA o JOAQUÍN GUTIÉRREZ, una ciudad que cada día reclama mas por la unión que por la división de sus conciudadanos. Esperemos que el Dr. Pereira como amplio conocedor de la cosa pública sea el gestor del inicio de cosas grandes para la heroica, ya lo estamos viendo en ello..!

Quiero recordarle al Dr. Pereira que en un 31 de Diciembre al fragor de unos Whiskies, en mi residencia, le dije: TU VAS A SER ALCALDE DE CARTAGENA, ALGUN DIA. La profecía se cumplió.

Desde las barrancas de San Nicolás, más exactamente desde el barrio Boston, les digo: Portense bien, cuidense y que sean muy felices.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *