¿DÓNDE ESTÁN MIS HIJOS RADIALES ?

¿ JT REALMUTO O SALVADOR PÉREZ A LOS YANKEES..?
10 septiembre, 2018
AL INTERIOR DE UNA OFICINA DE DEPORTES
11 septiembre, 2018

Por: Luis Alberto Payares Villa

Durante más de 40 años por mi vida laboral pasaron gran cantidad de muchachos a los cuales traté de aconsejarlos y de decirles que tenían que ser los mejores

A la edad que tengo decir las cosas como son, es lo mejor que le puede pasar a uno. A esta edad no caben las mentiras, mucho menos las estigmatizaciones y tampoco la quejumbre. He aprendido a valorar la vida con las más sublime fortaleza de entender los designios de Dios, y que todo aquello que te pasa en la vida obra para bien, como dice la palabra de Dios.

Hace pocos días me enteré a través de una emisora de Barranquilla, que Cartagena no tendría béisbol profesional, cuando lo escuché presté la debida atención de lo que estaba diciendo el locutor, y repitió: “Parece mentira que la ciudad de Cartagena, la ciudad que más Grandes Ligas ha aportado al béisbol colombiano, se quede sin béisbol este año.  

Sentí una especie de desconsuelo, algo que pocas veces he sentido, es que cuando has vivido por más de 40 años la pasión por un deporte que te ha dado todo, escuchas eso, te tiene que caer ese vacío que produce un escozor en todo el cuerpo, pero que a la vez indigna.

Durante estos días pude escuchar a través de internet a algunos de esos que ayudé a formar y aconsejar, a esos que andaban conmigo que de alguna manera se convirtieron en hijos radiales, los cuales logré manifestarles mi aprecio y cariño a través de el tiempo. No voy a mencionar nombres, tampoco quiero entrar en polémicas bizantinas, creo que ya no estoy para eso. Lo que sí quiero decir es que me llamó la atención la tibieza de algunos comentarios, sin ningún rigor, noté algo de miedo, también parecía que hablaban con una toalla mojada en la boca. Creo que en la radio de cartagena se ha perdido la opinión deportiva, lo que hay son noticieros deportivos con poco rigor en la información sin el debido análisis poniendo el problema y buscando soluciones, solo informando de manera tibia, sin profundidad, y con esa especie de miedo que cabalga por todos los medios de comunicación de cartagena.

Cartagena es una ciudad difícil, donde al comunicador periodista lo miran con desdén los círculos del poder. Tienes que darte tu status y tu manera profesional, para no parecer un “guacharaco recalcitrante”. Eso les decía a mis contertulios, a los que pude y a los que no también. Recuerdo que uno de esos muchachos, con la fiebre de querer trabajar conmigo, se elaboró una tarjetas de presentación que más parecía un cartapacio, y que tenía el logotipo de la empresa radial en la que laboramos, pero que el solo era un trabajador mío, pero  no estaba autorizado para tener esas tarjetas. Fue un atrevimiento pero a la vez noté unas ganas inmensas de trabajar, ese día le dije: “Dame esas tarjetas, Tienes “guevo” fulano, eso no se hace… quien te dijo a ti que tu trabajas para esta empresa, tú qué quieres que me metan preso…de inmediato las partí delante de el, y le dije que no hiciera eso, Creo que el muchacho ese día salió de mi oficina decepcionado, pero creo que es una anécdota que nunca ha olvidado, y creo que lo ayudó en su vida personal.

Ya en cartagena no se escucha mucho hablar de béisbol, escucho pocas veces a unos y a otros hablar de manera superflua del rey de los deportes. No escucho el rigor, las polémicas ahora no se dan en los programas de radio, quizás se dan en otros escenarios. Lo que sí está claro y me duele hasta los tuétanos, es que Cartagena no tendrá béisbol este año, afortunadamente vivo en Barranquilla, y de una u otra manera ver pelota caliente, pero da pesar que la ciudad de Cartagena, la ciudad que le ha dado más grandes ligas a Colombia, no tenga un estadio acorde a este siglo, y que los dirigentes deportivos y empresariales, se han olvidado de los bates y las manillas. Emilio Succar, Abraham Ibarra, Mario Ramos, Titi Martelo, Nelson Segrera, Iveth Chejuan, eran empresarios amantes de la pelota. Qué pasó con ellos..? Solo por mencionar a algunos. Es necesario crear un movimiento en Cartagena para tener un equipo de béisbol, que sea nuestro.

Yo, sin embargo, seguiré diciéndole a mi hijo Luis Adolfo, que transcriba todo lo que se me ocurra, sin obviar nada, y que arregle lo que vea mal. Mientras tanto seguiré transpirando béisbol, esa especia de “BEISBOLDROSIS” que solo tenemos algunos mortales de transpirar gotas de sudor con líneas rojas como si fueran una pelota de béisbol.

Desde las barrancas de San Nicolás, exactamente desde el barrio Boston, con mi hija Mariela, les digo: Pórtense bien, cuidense y que sean muy felices.

PD: Si usted se sintió aludido con esta nota, disculpe, de seguro era para usted. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *